fbpx
Ácido hialurónico

Ácido hialurónico

¿Qué es?

El ácido hialurónico es una sustancia que se encuentra de forma natural en el cuerpo humano: tejidos y órganos ,epidermis, tejido conectivo, cartílagos, líquido sinovial, ojos, etc. Su propiedad más importante, es su capacidad para atraer y retener el agua. Esto ayuda a que esos tejidos se mantengan en buenas condiciones.

En el proceso de envejecimiento de la piel, la presencia de este ácido en nuestro organismo, disminuye progresivamente y, como consecuencia, la piel pierde hidratación, elasticidad y firmeza, lo que la hace más fláccida y propensa a la aparición de arrugas. En las articulaciones sucede algo similar, los cartílagos vuelven más rígidos, pudiendo romperse y dolor a causa del roce entre los huesos. Un dato a resaltar, es que a los 50 años, en el organismo sólo queda la mitad del ácido hialurónico corporal.

 

Propiedades y usos del ácido hialurónico:

Esa capacidad para atraer y retener el agua que posee el ácido hialurónico, es lo que le ha convertido en uno de los productos estrella de la cosmética y la medicina estética, y en un ingrediente cada vez más popular en sueros y cremas hidratantes por su gran poder de hidratación y anti-edad. Tambiénse utiliza en diferentes tratamientos y terapias de la medicina regenerativa y traumatológica y otros ámbitos de la ciencia médica.

 

Desde 1996, se viene utilizando como un tratamiento de belleza, siendo una de las zonas donde más popular se ha vuelto, la de los labios y alrededores. Su aplicación está logrando unos labios tersos, sin arrugas y con un aspecto muy saludable, devolviéndole la juventud y la luminosidad a la piel de esas partes del cuerpo.

También ha supuesto una verdadera revolucióndentro del campo de la medicina estética,en el tratamiento de las arrugas en general, sustituyendo en muchos casos al bótox (toxina botulínica)

 

Las inyecciones de ácido hialurónico se han puesto muy de moda, y pueden mejorar la apariencia de tus labios agregando forma, estructura y volumen a los mismos.

La función de muchos productos cosméticos que contienen esa sustancia, es la de penetrar en la piel, mezclarse con el ácido hialurónico natural y así ayudar a aumentar la producción del mismo, así como favorecer la formación de colágeno.

 

Tipos de ácido hialurónico

La función de muchos productos cosméticos que contienen esa sustancia, es la de penetrar en la piel, mezclarse con el ácido hialurónico natural y así ayudar a aumentar la producción del mismo, así como favorecer la formación de colágeno.

El más utilizado en la medicina estética o en el tratamiento de determinadas patologías articulares es el inyectable, en forma de gel y que se inyecta en las zonas a tratar. Tipos:

  • Reticulado:En forma de gel (densa), y más duradero (estabilidad de 6 a 9 meses).
  • No reticulado:En forma líquida. Su estabilidad es menor (aproximadamente 3 meses).

Existen varios rellenos de ácido hialurónico en el mercado que pueden presentarse en forma de inyecciones o en cremas. Las primeras son sumamente efectivas y de efecto visible en pocos días, aunque resultan más costosas, incómodas y para algunas personas dolorosas. Se debe acudir periódicamente al especialista para las sesiones necesarias, ya que el tratamiento se dará en varias.

En cuanto a las cremas, tienen un precio mucho más bajo, son más cómodas de aplicar y se obtienen los mismos resultados, aunque más progresivamente y visible en semanas.

Consejos para la piel con acné

Consejos para la piel con acné

¿Qué es el acné?

El acné es una enfermedad caracterizada por la aparición de lesiones en la piel como consecuencia de una foliculitis, una inflamación y posterior infección del poro folicular (orificio de salida del pelo). Estas lesiones suelen ser granos, espinillas negras y parches rojos e inflamados, como quistes.

Surge debido a la interacción entre hormonas, sebo y bacterias que viven sobre la piel o dentro de ella y también en el cabello.

Aunque es en la pubertad donde se producen el 80% de estos casos, no es algo reservado sólo para los adolescentes. Puede afectar a recién nacidos o a personas adultas expuestas a determinados productos industriales (acné ocupacional) o a personas que ingieren determinados medicamentos como los corticoides orales (acné inducido por fármacos) siendo estas formas clínicas menos frecuentes que el acné juvenil clásico. Otras causas exteras que pueden haber provocado la aparición de las imperfecciones pueden ser, por ejemplo, acné cosmético y acné estival.

La piel con acné es una dermis muy delicada que merece cuidados específicos para evitar que el uso de productos y cremas cosméticas empeore su condición, por lo que te damos algunos consejos para recuperar un rostro saludable y sin imperfecciones.

El primer consejo es la PREVENCIÓN. Aunque no una “fórmula mágica” para prevenir el acné, se pueden tener en cuenta una serie de recomendaciones que ayudarán a reducir el impacto del mismo y la gravedad de las lesiones:

Limpiar la cara dos veces al día para eliminarel exceso de grasa de la superficie y las células muertas de la piel que pueden bloquear los poros. Evitar la limpieza excesiva, que puede causar daños como resecar la piel en exceso o irritar el acné persistente.
Secar la piel sin frotarla.
Cada persona y piel es diferente, por lo que no conviene compartir tratamientos con otras personas que tienen o hayan tenido acné.
No tratar las cicatrices mientras las lesiones estén activas.
Aplicar productos recomendados para tratar la afección de forma tópica después del lavado.
Practicar deporte al aire libre y lavarse la cara después de realizarlo para evitar que la sudoración tapone los poros.
Reducir el contacto del pelo con la piel de la cara. De hecho, los expertos no recomiendan llevar flequillo ni largas melenas.
Evitar o no abusar de alimentos como cerdo, la bollería, el marisco, el alcohol, los frutos secos, los quesos fuertes y los alimentos que contienen chocolate.
Utilizar cosméticos que no contengan aceites o grasas en su composición.
Utilizar  fotoprotectores que no sean grasos.
Evitar tocar los granos.
Intentar evitar el estrés.