fbpx

Según la SEME, Con un dato alarmante, el 55% de los adultos y el 65% de los jóvenes ha sufrido fuertes quemaduras en más de una ocasión a lo largo de su vida. Éste es un dato alarmante y debemos tomarlo en serio, así como la prevención y la protección en las exposiciones al sol.

Después del invierno , es natural que nuestro cuerpo pida un poco de calor y luz. Porque sí, el sol es necesario para el buen funcionamiento del organismo y también mejora el estado anímico, pero las consecuencias del exceso de asimilación de rayos solares junto con la «no protección», pueden ser muy graves.

La epidermis es la principal barrera protectora frente a todos los agentes externos. Sin embargo, a veces, demasiadas veces, lo olvidamos, y la entrada del verano puede alterar esta barrera, la piel, y dañarla irremisiblemente. 

Consejos y recomendaciones:

  • Lo primero que recomendamos, es la protección. No sólo para los que vais a broncearnos al sol, sino para todos aquellos que practiquéis alguna actividad física al aire libre, como caminar o hacer senderismo. Elegir un  factor de protección adecuado es obligado y fundamental.
  • Evitar la exposición al sol entre las 12 y las 16 horas. Los niños menores de dos años no deben exponerse directamente a la luz del solni a la intensidad de los rayos UVA durante el día. Son las franjas horarias más peligrosas y debemos evitarlas. El agua, la hierba o la arena reflejan los rayos solares, aumentando los efectos de las radiaciones sobre la piel, por lo que hay que utilizar fotoprotectores más altos (incluso en días nublados) Proteger la piel con ropa y la cabeza con un sombrero si vamos a estar en la calle en esas horas.

 

La piel tiene memoria

Es una frase que se dice mucho y es totalmente verídica. Los peligros derivados de una larga exposición solar y las secuelas pueden ser visibles a largo plazo. Desde la Sociedad Española de Medicina Estética hacen especial hincapié en ello.

¿Qué consecuencias tiene una larga e incorrecta exposición al sol?

  • Deshidratación. Es el primer y claro efecto de la exposición excesiva al sol. Para combatirla los expertos en Medicina Estética como Clínica Céspedes, recomiendan la realización de un peeling que elimine todas las células muertas y, posteriormente, la realización de un tratamiento de hidratación con ácido hialurónico no reticulado. Además, «es muy importante el uso de cremas hidratantes y antioxidantes, así como una buena elección del protector solar, que se debe aplicar diariamente antes de salir a la calle».
  • Cambios en la piel.Algunas células de la piel con melanina pueden formar una masa. Esto crea pecas y lunares. Con el tiempo, estos pueden desarrollar cáncer.
  • Envejecimiento precozPiel arrugada, tensa o curtida y manchas oscuras.
  • Sistema inmunológico debilitado. Cuando la piel se quema, las células blancas de la sangre trabajan para proteger su cuerpo y ayudar a crear nuevas células. Esto puede poner su sistema inmunológico en riesgo en otras áreas.
  • Lesiones ocularesLos rayos UV pueden dañar el tejido de sus ojos, quemar la córnea o hacer que su visión sea borrosa. Con el tiempo también se pueden desarrollar cataratas y finalmente ceguera si no se trata a tiempo
  • Cáncer de piel. Aunque la mayoría del cáncer de piel no es melanoma, es más grave. El cáncer de piel puede extenderse a otras áreas de su cuerpo, especialmente si no se trata.

 

«Por suerte la población cada vez tiene mayor conciencia sobre los peligros del sol gracias a las campañas de prevención del cáncer de piel», comenta la Dra. Carmen Fernández, vicepresidenta de la Sociedad Española de Medicina Estética, pero aún queda mucho por hacer y debemos concienciarnos y concienciar a los que nos rodean.

 

 

 

Share This